En cada momento de descuido, de prisa o dejación es en el que los riesgos laborales encuentran su oportunidad más clara de convertirse en riesgos reales.

¡La solución es muy sencilla! Dedícale tiempo a las medidas preventivas en el momento adecuado.